11 febrero 2009

Elogio de la lentitud

Ritmo pausado

Fotografía de lexdennphotography

Algo ha llovido desde que di cuenta del libro de Carl Honoré cuyo título encabeza este post.
Era uno de esos que tenía en la lista de libros pendientes de leer (lista que por cierto no hace más que aumentar) y, un buen día, llegó su turno.

Casi siempre tengo un mínimo de tres libros empezados simultaneamente.
Uno en el cuarto de baño. Otro en el salón.Y finalmente, uno en la mesita.
Suelo elegir qué titulos asigno a cada uno de estos lugares porque, lógicamente, cada lugar tiene su tiempo y su ambiente.
Esto sin contar revistas a las que estoy suscrito, u otras que compro ocasionalmente, o a lo que pueda leer en la red.

El de Carl lo elegí para el salón, donde puedo recrearme en la rinconera y leer tranquilamente con una buena música de fondo.

Inicié el libro y, apenas habían transcurrido unas pocas páginas, ya estaba "enganchado" con él.
Imposible no continuarlo.

Es algo que me pasa con algunos libros. No con todos.
Normalmente, cuando lo compro, es porque siento algún atractivo para su lectura. Casi ninguno me defrauda... pero algunos de ellos pasan a ocupar un lugar preminente en mi biblioteca.

Elogio de la lentitud es uno de estos últimos.

Su autor es escocés de nacimiento, aunque se ha criado y educado en Canadá.
Periodista, escritor y estudioso (e impulsor) del movimiento slow (lento).
Preconiza tomar conciencia real del tiempo, de modo que seamos capaces de establecer el tiempo apropiado para cada cosa. El camino contrario (lo habitual en nuestras vidas) es que sea el tiempo el que mide al hombre...sometiéndolo.

Una lectura con la que cualquiera se sentirá pronto identificado.
Una guía para reorientar nuestro papel como auténticos protagonistas de nuestras vidas.

6 comentarios:

Wuwei dijo...

Vaya, pensé que esto de tener dos, tres, cuatro... libros empezados a la vez era cosa rara, pero ya veo que no :o)

Sí, a veces pasa eso de sentir que no puedes parar de leer un libro. En mi caso ocurre a veces...
También hay casos de libros que me encantan pero que no puedo leer de un tirón y tengo que ir poco a poco: leer, releer, avanzar, retroceder... Es por ejemplo el caso del inagotable Tao Te King, o los libros de Dürckheim...

Reconozco que "Elogio de la lentitud" es un buen título... ¡Lo pongo en la lista!

Un abrazo.

Susana dijo...

Pues nada, habrá que hacer caso... y poner en la lista de libros pendientes éste. Uno más...
Y tranquilos ambod dos, que lo de tener varios libros empezados no es sólo cosa vuestra. Yo añado a la colección el del autobús, para amenizar los tres cuartos de hora largos de cada día para ir al cole.
Artea, tus deberes son cada día más agradables... pero me da que los de hoy van a ser realmente especiales. Lo de tomarnos las cosas con calma es algo que debería plantearse todo el mundo; quizá otro gallo nos cantaría...
Abrazos pretos.

Artea dijo...

Bueno, querido Wuwei... los casos son bien distintos.

El Tao Te King es, en sí mismo, y dependiendo de versiones muy sencillito de leer.
Otra cosa distinta es de en-tender.

Muchas veces nos pasa (al menos a mi) que inconscientemente tratamos de captar mentalmente aquello que no puede ser captado con la mente. Y ahí surge el conflicto, y la imposibilidad de que lo simple simplemente nos atraviese.

Dürckeim es también caso aparte.
Algunos de sus trabajos (por ejemplo Hara) son relativamente asequibles. Pero otros, son un hueso verdaderamente duro de roer si no se "está" en una cierta onda.

Pueden resultar -en este caso- incomprensibles y agotadores.

Este de Carl Honoré es superasequible. Solo hay que ponerse a leerlo. Entra solo y se comprende fácil: sus palabras se impregnan en cada célula.
Describe exactamente y con toda precisión una serie de situaciones y sensaciones que a nadie se nos escapan.

Se entiende con el cuerpo.

Un abrazo.

Susana:

Yo voy a pie al trabajo, pero no cabe duda que cualquier viaje en tren u otro medio es una excusa perfecta para echar mano de una edición de bolsillo.

Así que si lo de leer varios libros es más adictivo de lo que pensaba... me daré otra dosis. :D :D

Seguimos con los abrazos.

Ashbless dijo...

Gracias!

klimtbalan dijo...

Una maravilla cuando un libro te engancha así. Yo no me perdono! últimamente tengo la lectura en la estantería, tres libros abiertos e inacabados...
Bueno...es una etapa, imagino que la retomaré.
Tienes que ser muy organizado para saber aprovechar tanto tu tiempo!

Artea dijo...

Te gustará Ashbless.
Al menos es lo que me parece.

Un abrazo.

Hola Kimtbalan.-

Tienes que retomar la lectura.
Quítate media hora de internet al dia y dedícala a leer.
Organizarse es un tema de prioridades.
Básicamente, es así.

Un abrazo.