01 enero 2007

Año nuevo, vida nueva

Propuestas para el 2007



(Propósitos para el 2007)

Año nuevo, vida nueva.
Así reza el popular refranero; y como si de ceremonia trascendental se tratara, así comenzamos cada primero de enero la totalidad de los mortales sujetos a este calendario.
Algunos con sueño acumulado, otros con resaca, los más con la diversión calada hasta los huesos... y otros cuantos, normalmente más de los que creemos, con sus miradas empañadas por la tristeza, las lágrimas o la desesperanza.

Y es que todos los días debieran ser primero de enero o navidad, para que todo el mundo pudiera mantener esa actitud más decantada hacia el prójimo y la solidaridad. Para que todo el mundo, aunque fuera por caridad, pudiera llevarse algo a la boca. Para que todos los niños y niñas, pudieran dibujar una sonrisa en sus rostros.

Pero el paso del tiempo me va enseñando que las cosas no son así. Que vivimos entre sueños. Con grandes ideas, con grandes proyectos, pero entre sueños.

Sueños que se desvanecen tan pronto mañana se inicie de nuevo el retorno al trabajo, a la rutina diaria, a los vaivenes del calendario laboral, del mercado de trabajo, de la economía globalizada... y de las miserias humanas.

Quizá por eso cada vez me siento menos vinculado a las celebraciones de estas fechas. Seguramente será fruto de la edad, me dicen algunos. Pero en el fondo de mí mismo, sigue creciendo pausadamente un sentimiento de sosiego, de tranquilidad, de cariño, de mirada clara y transparente, de corazón palpitante, de ternura, de comprensión.

Un sentimiento que me invita, cada vez más, a mirar ciertos aspectos de lo humano como estados pasajeros de conciencia alterada.

Ya dejan de atraerme las grandes fiestas, las eternas veladas, los matasuegras, los gorritos y el confeti.

Ya aprecio más el abrazo de mi hijo, la caricia de mi compañera, la conversación con mi madre y con mi padre, el trabajo concluido.

Quizás por eso, mañana dos de enero, procuraré continuar con la misma actitud que hoy tuve ante el mundo: seguir intentando hacerlo mejor.

Mis mejores deseos para todos en este nuevo año que... como todos... nace con fecha de caducidad.

¡Que todos sus días sean gozosos para todo hombre!