20 febrero 2007

El valor de los actos

El valor de los actos


No hace muchos años empecé a tocar el violoncelo. La mayoría de la gente diría que lo que estoy haciendo es "aprender a tocarlo". Pero estas palabras nos transmiten la extraña idea de que existen dos procesos muy diferentes: aprender a tocar un instrumento y tocarlo. Esta concepción implica que se ha de hacer lo primero hasta haberlo terminado, momento en el cual el primer proceso termina para dar paso al segundo. En pocas palabras, que seguiré "aprendiendo a tocar" hasta que haya "aprendido a tocar" y entonces, sólo entonces, empezaré a "tocar". Por supuesto eso es un disparate. No hay dos procesos, sino uno. Como aprendemos a hacer algo es haciéndolo. No hay otra manera.

John Holt.