30 abril 2007

El poder del amor

abrazo



Por donde quiera que vayas, difunde el amor: ante todo en tu propia casa.
Brinda amor a tus hijos, a tu mujer o tu marido, al vecino de al lado...
No dejes que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta mejor y más feliz.
Sé la expresión viviente de la bondad de Dios; bondad en tu rostro, bondad en tus ojos, bondad en tu sonrisa, bondad en tu cálido saludo.

Madre Teresa de Calcuta.



Un profesor universitario quiso que los alumnos de su clase de sociología se adentrasen en los suburbios de Boston para conseguir las historias de doscientos jóvenes. A los alumnos se les pidió que ofrecieran una evaluación del futuro de cada entrevistado. En todos los casos los estudiantes escribieron: Sin la menor probabilidad.

Veinticinco años después, otro profesor de sociología dio casualmente con el estudio anterior y encargó a sus alumnos un seguimiento del proyecto, para ver qué había sucedido con aquellos chicos.

Con la excepción de veinte individuos, que se habían mudado o habían muerto, los estudiantes descubrieron que 176 de los 180 restantes habían alcanzado éxitos superiores a la media como abogados, médicos y hombres de negocios.

El profesor se quedó atónito y decidió continuar el estudio. Afortunadamente, todas aquellas personas vivían en la zona y fue posible preguntarles a cada una cómo explicaban su éxito. En todos los casos, la respuesta, muy sentida, fue: Tuve una maestra.

La maestra aún vivía, y el profesor buscó a la todavía despierta anciana para preguntarle de qué formula mágica se había valido para salvar a aquellos chicos de la sordidez del suburbio y guiarlos hacia el éxito.

-En realidad es muy simple, fue su respuesta. Yo los amaba.

Eric Butterworth, en Sopa de pollo para el alma (Editorial Alba).

Fotografía: El abrazo.
Cuadro al oleo/tela de María Clara Rossi.