07 diciembre 2007

Al sur de Cullera

El futuro Manhattan



El momento elegido para hacerlo, en plenas festividades y con los medios de comunicación "de puente", demuestra en sí mismo el verdadero interés que se mueve tras el telón de este proyecto.

La Comisión Territorial de Urbanismo de Valencia dio ayer luz verde al proyecto conocido como El Manhattan de Cullera, otro megaloproyecto urbanístico más a los que parece querer acostumbrarnos cierto segmento político en esta Comunidad Autónoma.

Poco importa el lugar y las condiciones; se urbanizarán 610.340 m2 de suelo para construir 4.883 viviendas de renta libre y 1.171 viviendas de protección oficial (VPO), «que se ubicarán en las manzanas más próximas al casco urbano de Cullera», según informaron fuentes de la Consellería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda (curiosa mezcla de competencias antagónicas bajo un mismo techo).

La frase lapidaria con que los técnicos de la comisión justificaron el proyecto es:
«Se observa que la ordenación propuesta es coherente con los principios inspiradores del plan del litoral en tanto que tiende a un modelo territorial intensivo de concentración de la edificación que permite reducir la ocupación del suelo».


Hablando en castellano: treinta y tres torres de viviendas de veinticinco alturas y otras dos de cuarenta alturas destinadas a hoteles, apartamentos que solo se ocupan en puentes y durante los meses vacacionales, un palacio de congresos, y un nuevo puerto deportivo con 800 amarres.

La sentencia de los técnicos abre la puerta para edificar el lado sur de la desembocadura del río Jucar, pues en el Consistorio se tramitaron otros dos planes de similar envergadura que pretenden ocupar en la otra ribera 10 millones de metros cuadrados con 13.000 nuevas viviendas, cuatro campos de golf y otro puerto deportivo con un millar de amarres.

La pregunta del millón es... ¿quién realmente necesita eso?.