16 diciembre 2007

Compartir-lo

Buscando el contacto



Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida en media pena.

Proverbio sueco.