30 enero 2008

Llenos de vacío

Vacío interior



Tu no lo sabías.
Ni siquiera imaginarlo
podías desde tu distancia.

Tan cerca nos sentíamos,
y tan lejos estábamos
el uno del otro.

¡Qué dolor!
El que mi corazón atraviesa;
por el rechazo
de tus caricias;
por el vacío
de tus besos;
por la ausencia
de tus ojos.

Que sin el brillo
de tu pelo al viento,
los míos ciegos
en lágrimas ensangrentadas
se desvanecen.

Tu mirada es ahora
tan esquiva como
tu cuerpo,
que ya no duerme
entre mis brazos.

Ya solo somos
un sueño
de aquello que fuimos
y no podremos
llegar a ser.

Despedida
que escapa
entre nuestras manos
enlazadas de silencio
y de vacío.

Artea

2 comentarios:

Samala dijo...

Bonito... pero muy triste :(

Artea dijo...

Probablemente refleja el momento en que se escribió.

Es lo que tiene escribir.