29 marzo 2008

Alegría

Alegría

La prueba más clara de sabiduría es una alegría continua.
Michel de Montaigne

6 comentarios:

Almazhen dijo...

Preciosa mirada, preciosa sonrisa...

La alegría se puede y se debe despertarse a cada día, compartirla con otros; esto es sano, reparador, impulsa la inteligencia y acerca a las personas a la sabiduría y a la serenidad interior.

Abrazotes primaverales.

Artea dijo...

Coincido perfectamente con tus apreciaciones.
Y, por supuesto, te correspondo con los abrazos.
Feliz día Almazhen.

Toko dijo...

Yo creo que tanto la alegría como la tristeza son de origen vírico. Se trasmiten por contagio.

también es cierto que la alegría no te soluciona la vida, pero sin duda hace mas llevadero el camino...

Alegres días y feliz camino, amigo.

Artea dijo...

Estoy de acuerdo en su transmisión por contagio. Es más; añadiría por contagio cercano.
Cierto es que estar cerca de una persona triste suele infundirnos tristeza; y que, por el contrario, la cercanía a una persona alegre, suele infundirnos alegría.
De ahí que compartir unos pocos momentos contigo sea motivo, para mí, de gran alegría.
Buen día Toko, amigo.

cholis dijo...

Yo soy una persona alegre por naturaleza, pero a veces tengo que comportarme seria en algunos lugares pues al parecer no lo reciben bien y hasta uno siente que te quieren aplastar. Y a veces salgo, justamente, bajoneada de esos lugares.

La alegría es re linda, y hay que defenderla (leí por ahí).

El humor es un buen aliado junto a la alegría =)

Artea dijo...

Hola Cholis.-

La alegría es una flor que hay que saber cultivar cada día en el jardín de nuestro corazón.

De hacerlo bien, su perfume embriagará cualquier olfato que se cruce en su camino... y en cualquier circunstancia.

Un fuerte abrazo.