05 marzo 2008

Mi refugio

Refugio



Agitada noche,
eterna madrugada.
De nuevo los fantasmas
acechan la calma
de mi pobre corazón.

Que sería de mi:
si no fuera por tu sonrisa,
que espanta los males
que inquietan mi espíritu;
y provocan mi llanto.

Y es que tu abrazo
sigue siendo el bálsamo
que repara mis heridas.
Y tu beso el mejor garante
de la tranquilidad de mi alma.

Artea