07 mayo 2008

Los Cuatro Acuerdos

Los cuatro acuerdos



1.- No supongas.

No des nada por supuesto.
Si tienes duda, aclárala. Si sospechas, pregunta.
Suponer te hace inventar historias increíbles
que sólo envenenan tu alma y que no tienen fundamento.

2.- Honra tus palabras.

Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.
Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo;
y si no te honras a ti mismo, no te amas.
Honrar tus palabras
es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.
Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3.- Haz siempre lo mejor.

Si siempre haces lo mejor que puedas,
nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.

4.- No te tomes nada personal.

Ni la peor ofensa. Ni el peor desaire.
Ni la más grave herida.
En la medida en que alguien te quiere lastimar,
en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo.
Pero el problema es de él y no tuyo...
"cuando miremos con ojos de niños, tal vez entenderemos
cómo es este juego de vivir y evolucionar".



Extracto del libro Los cuatro acuerdos, de Don Miguel Ruíz.

2 comentarios:

Susana dijo...

Hola Artea.
Revisando entradas antiguas he encontrado ésta. Me siento reflejada en lo que en ella se dice (como en tantas otras), pero aquí veo claro el camino que me queda por recorrer, especialmente en el cuarto acuerdo. Ése es mi caballo de batalla (uno de ellos, más bien), el no tomarme las cosas como algo personal... Alguna vez lo lograré? En cualquier caso, en ello estoy.
Abrazos pretos.

Artea dijo...

Tema peliagudo este de tomárselo todo como algo personal.

Al final resulta que hay muy poca gente que esté realmente pensando en nosotros, y menos todavía aquella que lo hace "para mal".

Solemos ser víctimas de situaciones, más que de personas.

Ocasión tendremos de debatirlo.

Un fuerte abrazo, Susana