14 junio 2008

La Hermandad Invisible

Descripción de la imagen

Descripción de la imagen


17 de agosto, Kings’s Collage Library, Cambridge _. Estoy sentada estudiando las copias de los manuscritos alquímicos de Newton, parte de su correspondencia y diversas anotaciones…
Algo de lo que escribe Newton me lleva… no sé… No puedo evitar preguntarme: ¿Newton habría sido un fascista de haber vivido en Europa en la década de los años treinta del siglo pasado? La idea resulta grotesca, pero aún así… El hombre sabía mucho de eso de odiar a aquellos que pensaban distinto a él (los católicos, por ejemplo) y se mostraba implacable con aquellos que lo contrariaban o se oponían a él (entre otros Robert Hooke). Además estaba sinceramente convencido de su propia valía inmensurable, de que era una especie de superhombre, a pesar de que no conocía la expresión. No creo que me hubiera caído bien de haberlo conocido. ¿Se parece un poco a Eve(risita)? No, me parece que me he pasado.


Kurt Aust, escoge el lado oculto y menos conocido de Isaac Newton, sus experimentos alquimistas, sus estudios de Astrología y su aversión por la iglesia, a la que consideraba culpable de pervertir el mensaje divino, como leit motiv de esta novela.

Bien sabido es que este lado, considerado menos racional, de su pensamiento fue ocultado por temor a que se considerara poco serio su legado científico.

El propio Newton consideraba secretos estos trabajos donde se esforzaba por descifrar los conocimientos codificados del Universo, y los ocultó al igual que su pensamiento hereje, pues de haberse sabido tal negación habría perdido el respeto científico y su cátedra en Cambridge.
Estudios de documentos que permanecieron 250 años “extraviados” y que fueron a parar en 1969 a la Biblioteca Nacional de Israel revelan el contenido de 30 años de investigación y experimentación con la alquimia.



Parece ser que Newton buscaba por encima de todo “la verdad” y estaba convencido que sólo a través de esta tradición filosófica se podía alcanzar
Para la Alquimia el saber era una propiedad secreta de un grupo selecto que se distinguía de los demás por su sabiduría y su pureza de corazón.

Kurt Aust nos lleva por el mundo fascinante de los códigos, las matemáticas y las hermandades secretas desarrollando lo que ahora llaman un thriller literario y que para mi es una emocionante novela que pasando de la realidad histórica a la ficción nos conduce hacia las infinitas posibilidades de los números.