23 junio 2008

Pérdida

Dualidad

Contentémonos con lo que nos ha sucedido y demos gracias por todo aquello de que hemos sido preservados. Aceptemos el orden natural en que nos movemos. Acompasemos el ritmo misterioso de nuestros destinos, tal como tiene que ser en este momento de espacio y de tiempo. Atesoremos nuestras alegrías, pero no deploremos nuestros pesares. La gloria de la luz no puede existir sin las tinieblas. La vida es un todo y el bien y el mal deben ser aceptados juntos.
Winston Churchill

Prismas



Si algo legitima nuestras emociones en los momentos de sufrimiento,
es aceptar lo inevitable como lo que és en ese preciso instante.
El dolor es una oportunidad para encontrar fortaleza.
La muerte la inminencia de un nuevo renacer.

Artea

Fuerza Susana. Un fuerte abrazo.