30 agosto 2008

Tao Te King (30)

Bosque



Quien gobierna ateniéndose a Tao
no acosa al mundo con las armas
porque es un uso que tiende a retomar.

Donde acamparon las tropas
sólo pueden nacer espinas y zarzas,
y tras los ejércitos, vienen los años de miseria.

Así, el hombre bueno se conforma con lo obtenido
sin usar la violencia.

Y todo lo toma sin enorgullecerse,
sin jactancia,
sin obstinación,
sin enriquecerse.

Porque, las cosas, cuando han llegado a su madurez
empiezan a envejecer.

Esto ocurre a todo lo opuesto a Tao.

Tao Te King. Lao-Tse. Capítulo XXX

Fotografía de Martijn Lammerts.