07 agosto 2008

Tao Te King (7)

India



El cielo es eterno y la tierra permanece.

El cielo y la tierra deben su eterna duración
a que no hacen de sí mismos
la razón de su existencia.

Por ello son eternos.

El sabio se mantiene rezagado
y así es antepuesto.

Excluye su persona
y su persona se conserva.

Porque es desinteresado
obtiene su propio bien.

Tao Te King. Lao-Tse. Capítulo VII