13 octubre 2008

El mendigo

Mendigo



Un mendigo estuvo junto a una carretera durante más de treinta años.
Un día, un desconocido, pasó por allí.

- ¿Una limosna?, murmuró el mendigo, alargando mecánicamente su gorra de beisbol.
- No tengo nada que darte, dijo el desconocido.

A continuación, preguntó:

- ¿Sobre qué estás sentado?
- Nada, respondió el mendigo. Sólo una vieja caja. He estado sentado en ella desde no sé cuándo.
- ¿Has mirado dentro alguna vez?, preguntó el desconocido.
- No, dijo el mendigo, ¿para qué?. No hay nada dentro.
- Echa una mirada, insistió el desconocido.

El mendigo consiguió abrir la tapa. Con infinita sorpresa, incredulidad y dicha, vio que la caja estaba llena de oro.

Yo soy ese extraño que no tiene nada que darte y te pide que mires dentro. No dentro de ninguna caja, como en la parábola, sino en otro lugar aún más cercano: dentro de ti mismo.

"Pero yo no soy un mendigo", te oigo quejarte.

Eckhart Tolle en El Poder del Ahora.

5 comentarios:

lughnasad dijo...

Dentro de ti mismo, quizás no sea un lugar muy cercano, aunque suene paradójico

Ashbless dijo...

Llevo tiempo "comenzando a entender" que todo lo que necesito y parte de lo que sueño, ha estado siempre conmigo, pero no suelo ser capaz de verlo.

Una vez heredé un juego de pesas del anterior inquilino de mi apartamento. Estuve buscando algunos pesos más que necesitaba por toda la ciudad, pero no habia ninguno de esa marca en ninguna parte. Dos semanas después encontré en una caja, debajo de mi cama, esos discos de hierro que habia estado buscando.

Artea dijo...

Hola Lughnasad.-

Tan paradójico como cierto. Así lo declaro en el recuadro superior derecho de la página, en el apartado "Acerca de este blog".
Tan cerca...y a veces... tan lejos.

Querido Ashbless.-

Creo que ambos "sospechamos" que la parte de camino que nos queda por recorrer es directamente proporcional a la parte que ya hemos andado, pero de la que no tenemos conciencia de haber pisado.

Un saludo a ambos. :)

Lughnasad dijo...

Arghh, y eso que lo había leído, pero ya no lo recordaba.

Artea dijo...

;)