13 diciembre 2008

Tao Te King (34)

Piedras



El gran Tao es como río que fluye en todas las direcciones.
Todos los seres le deben la existencia
y él a ninguno se la niega.

Cuando realiza su obra, no se la apropia.
Cuida y alimenta a todos los seres sin adueñarse de ellos.

Carece de ambiciones, por eso puede ser llamado pequeño.
Todos los seres retornan a él sin que los reclame,
y por eso puede ser llamado grande.

De la misma forma, el sabio nunca se considera grande,
y así, perpetúa su grandeza.

Tao Te King. Lao-Tse. Capítulo XXXIV

Fotografía de Kicz Maker

2 comentarios:

Alcaudoncillo dijo...

La Unidad sin nombre
que busca el hombre.
La sabiduría perdida
de la natural armonía.

Por momentos comparto tu camino, ahora es uno de ellos. Un saludo.

Artea dijo...

A veces,
mi camino
también me lleva
a través de parques.

Un abrazo, Alcaudoncillo.