15 abril 2009

Demasiado en serio

Armadura de Samurai


Fotografía de game1980

Desconfía del monje y del guerrero que nunca se ríen: se toman a si mismos demasiado en serio.

Proverbio japonés.

5 comentarios:

Enrique Parra dijo...

Nunca tomarse en serio a uno mismo, que mejor consejo Artea!!

Un fuerte abrazo.

Tormenta. dijo...

Con lo desconfiada que soy yo;)ja!

Te noté en falta, Artea,pero necesitaba desconectar un poquito no estaba digamos en un gran momento..
Pero como siempre, no me olvido de ti mi niño!

Besos y buen finde;).

Susana dijo...

Y yo me pregunto:
Qué necesidad tenemos de tomarnos en serio pudiendo pasarlo bien? Puedo ser capaz de muchas cosas, pero una cosa escapa a mi entendimiento: un día sin risas.

Desde luego debe haber momentos para todo, incluso para estar serios, pero donde haya una sonrisa.... Buena cosa reirse de (casi) cualquier cosa, yo lo hago hasta de mí misma, así que imaginad cómo va lo demás....

Y desde luego no se puede confiar en quien no sonríe nunca. Tengo un alumno que es lo primero en que se fija; si alguien no sonríe, no le cae bien. Cosas de adolescentes?

Abrazos.

Cielo de Octubre dijo...

Cuántas cosas interesantes.

Buen proverbio

Artea dijo...

Hola Enrique.-

Desde luego mejor no tomarse demasiado en serio. So pena de acabar creyendo en esa seriedad.

Tormenta... :)

Estar, estabas.
El momento podía ser mejor o peor... pero te tocó estar.
Quizá desconectada, pero estabas.

A lo mejor, en futuras ocasiones o momentos, podrás estar (sea cual fuere el momento) conectada.

Nos vemos.

Un besote.

¿Susana haciéndose preguntas? No me lo puedo creer ... :D

Un día sin risas (o al menos sin sonrisas) debe ser insoportable. Al menos para mí lo sería.
Así que celebro que no falten en tus días.

Ya ves, los alumnos -en cierto modo- acaban siendo profesores de sus propios maestros. Cosas que tiene la vida.

Un fuerte abrazo.

Cielo de Octubre.-

Bienvenida al sitio. Gracias por tu comentario.

Siéntate, y considérate en tu casa. Quizás podamos compartir algún buen momento.
¿Quién sabe?

Un cordial saludo.