17 junio 2009

Ahora

Momento presente



Es tan efímero
como irrepetible:
aquí y ahora.

Artea

Muchas veces me pregunto cuántos instantes habré perdido,
simplemente por no estar atento a ese preciso momento.
¿Cuántos habrán sido?

PD.- Clark Little tiene una preciosa web donde podréis saborear lo efímero del momento presente, que a fin de cuentas, puede congelarse en una inusual belleza que nunca más podrá repetirse.

8 comentarios:

Susana dijo...

He echado un vistazo rápido a la página web, y no voy a decir nada, porque sería más de lo mismo.

Respecto a lo de que no sabes cuántos instantes te has perdido por no haber estado atento, seguramente habrán sido unos cuantos. Pero estoy segura de que habrán sido muchos más los que habrás disfrutado. ¿Es así?

Un abrazo, Artea

Artea dijo...

Qué duda cabe.

Y procuro que, cada vez más, pasen menos sin ser incorporados a la auténtica experiencia de vivir.

Un fuerte abrazo, Susana. ;)

Enrique Parra dijo...

Esto me hace meditar y a la vez el darme cuenta que la vida es un instante y realmente es maravilloso que sea así pues de alguna manera nos nutre de emociones y dilemas que no tendríamos si viviésemos en la eternidad . Saber que tarde o temprano dejaremos de existir debería ayudarnos a vivir con consciencia plena y una intensidad fuera de lo común.

Un abrazo

Artea dijo...

Y bien pensado, cada momento contiene en sí mismo todo cuanto necesitamos.

De no ser así, no estaríamos ante él en modo alguno.

De ahí la eterna pregunta:
¿Acaso le falta algo al momento presente?

Un fuerte abrazo, Enrique. :)

Anónimo dijo...

Hola!

Es un gustazo encontrar páginas como esta, gente como ustedes: con calidad y calidez.

Gracias por compartir.

Es la primera vez que visito el blog y fue por otra bella "causalidad", visitando el de Enrique Parra (por aquello del amor al arte...)

Pero bueno, diría que al pensar en los momentos que no estamos atentos, en automático estamos dejando de estar en el aquí y ahora... sin arrepentimientos ni cuestionamientos, sin pretensiones, simplemente VIVAMOS y disfrutemos con intensidad y consciencia.

"... porque no hay nada más bello que poder vernos como somos:
Verdaderos
Hermosos
Llenos de luz
Y amando
Eso nos corresponde
Amar nos quita los velos..."

Un fraternal abrazo desde México.

Nos veremos por la red,

Andrea

aney dijo...

Felicidades por la elección de la pagina , es muy recomendable , sobretodo para alargar el instante.Las personas siempre andamos igual , intentando alargar el tiempo o acortarlo,segun nuestros intereses en lugar de disfrutarlo y saborearlo, llegue como llegue .No creo que nos perdamos los instantes por no estar atentos , porque seguro que estamos atentos a otra aspecto de ese instante , y ese si lo disfrutamos .
Bueno , lo dicho , felicidades por las elecciones tanto de las músicas como de las fotografias .
Un saludo
Aney

aney dijo...

Hay un librito pequeño sobre el tiempo"El tiempo está de tu parte " de Francis Amalfi . La dedicatoria dice " Mi pasatiempo favorito es dejar pasar el tiempo, tener tiempo, tomarme mi tiempo, perder el tiempo, vivir a contratiempo "Francoi Sagan
Esto es un regalito
Un saludo
Aney

Artea dijo...

Hola Andrea, bienvenida a este humilde sitio.

Nunca se sabe muy bien si es uno quien tropieza con un blog, o es el blog que tropieza con uno mismo. El caso es que se produce el contacto.

Lógicamente que, desde un punto de vista puramente argumental, resulta imposible estar siempre atento al momento presente.
De ahí que la naturaleza, que es muy sabia, no haya dejado en nuestras manos cosas tan importantes como el latido del corazón.

En realidad, me refería a los momentos que verdaderamente se incorporan a nuestra historia personal como experiencia vital. A esas experiencias que, de repente suman esa gota más que nos eleva por encima del nivel anterior, permitiéndonos ver un nuevo horizonte, desconocido hasta ese instante.

Y que duda cabe, que cuando el amor entra en juego... se suman muchos momentos.

Un fuerte abrazo.

Hola de nuevo, aney.

En alguna ocasión me he expresado respecto de la percepción del tiempo. De ese juego de alargar o encoger los momentos.

Y siempre ha sido para destacar las enormes diferencias con que se percibe la duración de un minuto de felicidad o sesenta segundos de pena.

Es un tema de auténtica profundidad para reflexionar sobre él.

En cuanto al juego de palabras de estar o no atentos, porque sino estamos atentos a otro aspecto... :)

Cierto, seguimos atentos.

Porque el eje central del planteamiento era la atención, no el objeto atendido.

Y gracias por el título.
Queda incorporado al listado de pendientes... que ahora es más corto de lo que era hace un par de meses.

Un fuerte abrazo.