24 septiembre 2009

Fantasmas

Gota de rocío

Fotografía de Art Space

Una mujer agonizante dijo a su marido desde su lecho de muerte:

“Cuando me muera, quiero que seas fiel a mi recuerdo. Si te casas con otra, mi fantasma vendrá a molestarte”.

El hombre juró ser fiel.

Cuando ella murió, su marido le guardó luto.
Pero al cabo de seis meses se enamoró de otra mujer.

El fantasma apareció para decirle:

“¡Te vigilo! ¡Sé lo que le dices, qué regalos le das, y te puedo repetir las palabras con que la cortejas!”

Sintiéndose así vigilado, el pobre hombre no podía hacer nada.

En el colmo de la angustia fue a consultar a un monje Zen; y éste le dijo:

“Bien, el fantasma sabe todo lo que haces...
Entonces la próxima vez que se te aparezca, toma un puñado de arroz y pregúntale cuántos granos tienes en la mano.
Si te responde exactamente, es un fantasma de verdad.
Si no te responde, significa que tú lo has inventado”.

Y así fue:
Cuando apareció el fantasma, el hombre le preguntó cuántos granos de arroz tenía en la mano.
Y el fantasma se disolvió.

Cuento Zen

Nubes azules

Fotografía de Agron

Creamos nuestros propios fantasmas.
Les damos forma y contenido,
les alimentamos, les adoramos y les tememos.
Y, finalmente, pugnamos por sacarlos de nuestra conciencia.
Seguramente, sería mejor dejar a los fantasmas en su verdadero hogar:
las películas.

Artea

Bonus track.-



Artista:Erik Berglund
Tema: Garden of the Heart
Álbum: Healing Harp of Heaven (2000)

5 comentarios:

Susana dijo...

Desde luego, el texto se las trae.... Creo recordar que ya lo leí hace un tiempo, pero nunca está de más recordarlo, especialmente ahora, con lo duros que estás resultando los días en el cole. Gran acierto tus palabras cuando dices que deberíamos dejar los fantasmas en las pelis de terror.
Y como no tengo nada inteligente que añadir a tus palabras, te dejo un abrazote. Hasta más ver (en este caso leer).

Artea dijo...

Sea bienvenido ese abrazote... y cultiva la paciencia con los peques.

A buen seguro que tienen cosas que enseñarte, aunque a veces puedan resultar un poco desquiciantes.

Aceptarlo.

UN fuerte abrazo.

runner48 dijo...

Me ha gustado mucho...

Alcaudoncillo dijo...

Como siempre las serenas palabras que reflejan un ser que va recorriendo su camino interior, nos refrescan la conciencia, en este caso para espantar los fantasmas de la mente (que no son pocos).
Ya sabes que no cultivo mucho el ciberespacio y siempre he añorado cultivar unos metros de tierra, por eso las pocas veces que te visito, recorro tu siembra blogera hasta el final del bancal.
Enhorabuena por ese brote de tu niño interior que ha vuelto a salirte.
Un bioabrazo.

Artea dijo...

Hola runner48.-

Celebro que el post te haya gustado.
Corriendo por el mundo deben verse muchos fantasmas. Seguramente muchos de ellos corriendo a nuestro lado, o quizás incluso dentro de nosotros.
A buen seguro que un sprint en el momento adecuado les dejará exhaustos y nuestro camino podrá continuar libre de ellos.

Un fuerte abrazo.

Hola Alcaudoncillo.-

Veo que se despertó de nuevo tu vena agrícola. :)

Prepararemos el terreno cara a la próxima primavera, de modo que puedas hacer tu pequeño rincón huertano.
Descuida.

Todos andamos... a través del parque.

Un fuerte abrazo.