31 diciembre 2012

Meditación

Buda


Necesitamos ganar todos los días cinco minutos de soledad y de silencio para estar con nosotros mismos; es un premio que nos merecemos.

Pase lo que pase en nuestras vidas, debemos conseguir esos minutos diarios para quedarnos ahí, sentados, distendidos, sin música ni lecturas, aceptando todos los movimientos de la mente sin identificarnos con ningún contenido o imagen.

Es una práctica liberadora del sufrimiento inútil, la mejor de las terapias, económica, cercana, artesanal, sin libretos. No se trata de analizar contenidos ni procesos, se trata simplemente de mirarlos, no de juzgarlos o interpretarlos.

Cualquier pensamiento o imagen tiene derecho a existir y a aparecer en nuestra pantalla mental, pero no existe obligación o necesidad alguna de identificarnos con su contenido. Las apariciones que observamos seguirán su curso, si es que no queremos apresarlas.

Si no tenemos interés en ellas, desaparecerán como vinieron, como una bandada de pájaros en el cielo o un cardumen en las aguas transparentes del río. Volverán a la conciencia porque son conciencia, tienen derecho a existir como lo que son: conciencia.

Si se atrapa un pez o un ave, la presa aprisiona al cazador, comienza la obligación de cuidarla. En cada cacería de nuestros pensamientos entregamos la posibilidad de identificarnos sólo con la conciencia observadora, que contempla y conoce su propia naturaleza, la de ser conciencia.

Enrique Mariscal en El poder de lo simple.

Feliz 2013. Rejuvenece tu alegría.

Artea


Bonus track.-


Artista: Zen Men
Tema: El Fuego (Tao Te King Mix)
Álbum: Men from Mars (1997)