21 octubre 2007

El riesgo de vivir

Raíces



Dos semillas estaban juntas en el suelo primaveral y fértil.
La primera semilla dijo:
¡Yo quiero crecer!. Quiero hundir mis raíces en la profundidad del suelo que me sostiene y hacer que mis brotes empujen y rompan la capa de tierra que me cubre...Quiero desplegar mis tiernos brotes como estandartes que anuncien la llegada de la primavera...¡Quiero sentir el calor del sol sobre mi rostro y la bendición del rocío de la mañana sobre mis pétalos!.
Y así creció.



La segunda semilla dijo:
-Tengo miedo. Si envío mis raíces a que se hundan en el suelo, no sé con qué puedo tropezar en la oscuridad. Si me abro paso a través del duro suelo puedo dañar mis delicados brotes...Si dejo que mis capullos se abran, quizá un caracol intente comérselos...Si abriera mis flores, tal vez algún chiquillo me arrancara del suelo. No, es mucho mejor esperar hasta un momento seguro.
Y así esperó.
Una gallina que, a comienzos de la primavera, escarbaba el suelo en busca de comida encontró la semilla que esperaba y sin pérdida de tiempo se la comió.

Moraleja: A los que se niegan a arriesgarse y a crecer los devora la vida.

Patty Hansen.