10 enero 2008

Dayal: Miradas al Interior

Portada libro Dayal:Miradas al interior



Aunque el libro es -en sí mismo- de pequeño tamaño, el contenido que encierran sus setenta y nueve páginas adquiere una magnitud difícil de calibrar; especialmente si carecemos de referentes previos que nos permitan un acercamiento -sin complejos- a la dimensión humana del alma.

El propio nombre adoptado por el personaje (Dayal) ya se adivina como indicio de la dirección inequívoca que intenta transmitirnos la autora: el interior del ser humano.
Según ella misma relata, significa -en sánscrito- compasión.
Y parece evidente que la intencionalidad final del mensaje no es otra que la de provocar en el lector una auténtica catarsis emocional... a base de llamar -continua y abiertamente- a las puertas del corazón.



El núcleo principal del librito lo conforman cuarenta y cuatro relatos breves, muchos de los cuales apenas si alcanzan media página. Es este formato, que Emi Zanón Simón parece tratar a la perfección, lo que hace atractiva -a la par que fácil- su lectura; pues cada relato parece invitarnos a abordar el siguiente sin dilación alguna.

Cada uno de ellos, a modo de hitos de un camino prefijado, intenta volcarnos hacia nosotros mismos aún sin perder el contacto real con el mundo que nos rodea. Cada narración se convierte así en una oportunidad abierta a la reflexión sobre cuestiones y vivencias que si bien pueden considerarse cotidianas -e incluso banales- son tratadas aquí bajo un enfoque trascendente.

También, y a modo de corolario, cada pequeña vivencia viene rematada por un axioma que contiene y resume la esencia misma del texto escrito.

Así transcurre el libro hasta alcanzar un pequeño epílogo en el que el personaje nos recrea su propio origen y experiencias hasta encontrar, en las postrimerías, la pieza clave que compone y da sentido a su propia existencia: La Verdad.

Un pequeño libro de los que se lee en dos ratos, pero que sin duda nos invitará a volver regularmente sobre sus páginas con el ánimo de recapitular las reflexiones que puede sugerirnos.

Siempre que dispongamos de unos minutos de tranquilidad, también resulta ideal para -simplemente- abrirlo por cualquiera de sus páginas, leer el micro-relato de la misma y reflexionar sobre su contenido y el mensaje que nos inspira.

Una manera como cualquier otra de acercar nuestro oido al propio corazón, cada día de nuestra existencia.