04 agosto 2008

Tao Te King (4)

Encendido



El Tao es vacío,
imposible de colmar,
y por eso,
inagotable en su acción.

En su profundidad reside el origen
de todas las cosas.

Suaviza sus asperezas,
disuelve la confusión,
atempera su esplendor,
y se identifica con el polvo.

Por su profundidad parece ser eterno.
No sé quién lo concibió,
pero es más antiguo que los dioses.

Tao Te King. Lao-Tse. Capítulo IV