22 septiembre 2008

La historia del camello que llora

Cartel de la película El Camello que llora



Era conocedor del potencial curativo del llanto.
Lo he vivido en mis propias carnes; se lo que digo.
Pero no alcancé a ver hasta qué profundidad esto era así,
hasta que vi esta película.

Artea.

Encontraréis mil y un comentarios a la película en la red. Poco puedo yo añadir a ellos.

Me ha encantado el tratamiento de la imagen, la naturalidad expresiva de sus no-actores y la sencillez de un tipo de vida que ya desaparece.

Para quienes estén interesados en ver algo más de este modo de vida de los pastores nómadas mongoles recomiendo ver también El Perro Mongol, otra excelente película.



Trailer en Youtube.



Para quienes obtengan la financiación de la película en la red, indicarles que la mayor parte de versiones que aparecen traen los subtítulos incrustados en inglés, y no hay modo alguno de quitarlos.

Recomiendo que se bajen la versión original, con los diálogos en mongol. En la mula podrán encontrarla buscando el título de la película en castellano.
Y un archivo con los subtítulos en "spanish" que podrán encontrar fácilmente preguntando al Sr. Google.

Familia mongol



Que la disfruten.

2 comentarios:

Lughnasad dijo...

Veo que también compartimos gustos cinematográficos. Esta todavía no la he visto, pero está en mi lista de pendientes.
La de Buda explotó por vergüenza, que comentaste hace poco, la vi ayer en La2.

Te he mandado otro correo a la dirección que me dijiste hace unos días. Puedes borrarlo, hablando con unos amigos jardineros, me consiguen la planta sin problemas. De todos, muchísimas gracias por el ofrecimiento.
Un saludo

Artea dijo...

Celebro compartir otra parte del camino contigo Lughnasad...

Ayer leí en el periódico que proyectaban la película de Buda explotó por verguenza. A mi particularmente me gustó.

Confío en que podremos seguir compartiendo aficiones.

Y también que hayas podido conseguir la Ruda. ;)

Un cordial saludo.