20 enero 2009

la presencia de la verdad

Arco iris



Cuando la realidad acomete al que despierta, la verdad con su simple presencia le asiste. Y si así no fuera, sin esta presencia originaria de la verdad, la realidad no podría ser soportada o no se presentaría al hombre con su carácter de realidad.

Pues la verdad llega, viene a nuestro encuentro como el amor, como la muerte, y no nos damos cuenta de que estaba asistiéndonos antes de ser percibida, de que fue ante todo sentida y aún presentida. Y así, su presencia es sentida como que al fin ha llegado, que al fin ha aparecido. Y que ésta, su aparición, se ha ido engendrando oscura, secretamente, en lo escondido del ser, en sueños, como promesa de revelación, garantía de vida y de conocimiento, desde siempre.

María Zambrano en Claros del Bosque

Fotografía de jasonteacker