02 septiembre 2009

Tantas tormentas

Espejo

Fotografía de Adisla

Hay un antiguo cuento de un profesor de aviación que lleva a un alumno a aprender a pilotar.
Cuando ya están en el avión, el profesor le pregunta:

-Supongamos que estás pilotando el avión, se produce una tormenta y arranca un motor; ¿qué harías?.

Sigo conduciendo el avión con el otro motor -le responde el alumno-.

-Muy bien -dice el profesor-, pero si otra tormenta arranca el otro motor; ¿qué harías?.

Bueno -contesta el alumno-, seguiría con el tercer motor.

-Claro -dice una vez más el profesor-, pero a la anterior le sigue otra tormenta y arranca también el tercer motor; ¿qué harías?.

Pues bueno -contesta el alumno-, seguiría con el cuarto.

-Pero se produce una nueva tormenta incluso, y arranca el cuarto motor; ¿en ese caso qué harías?.

Seguiría con el quinto.

Entonces el profesor le dice:
-Dime, ¿tú de dónde sacas tantos motores?

Y el alumno le responde:
-Y usted, ¿de dónde saca tantas tormentas?

Jorge Bucay en De la autoestima al egoismo.

¿Cuántas cosas en las que creemos a pies juntillas,
sólo existen en nuestra cabeza?.

Artea

Bonus track.-



Artista: Keiko Matsui
Tema: Torches on the Earth
Álbum: Whisper From The Mirror (2000)

11 comentarios:

alestedemadrid dijo...

Buena pregunta...

Sylvaine V. dijo...

...Dire que je pourrais consacrer toutes ces heures à apprendre à voler.
Il y a tant et tant à apprendre!...

Susana dijo...

Ciertamente, a veces nos complicamos la vida con auténticas tonterías que no salen de nosotros mismos. Es como el cuento del elefante atado a una estaquita que de nada serviría si él intentase soltarse.... Demasiadas cadenas imaginarias.

Un abrazote.

eltiosain dijo...

Juuuuuaaaaaaaaassssss...

Sabes que soy muy crítico con las frases grandilocuentes, refranes, y demás sentencias. Siempre me parecen un poco fachas.

Pero esta me ha encantao...

Celebro tu vuelta

Artea dijo...

Hola alestedemadrid, querido amigo.-

Una pregunta que, por cierto, conviene hacerse al menos una vez al mes.
En mi modesta opinión, por supuesto.

Un fuerte abrazo.

Bonsoir Sylvaine.-

Je partage avec toi ce sentiment.
Il y a tant à apprendre.
Il y a tant à survoler.
Il y a tant à vivre.

Un fort bisou.

Hola Susana, buena amiga.-

Como ves, al final, somos nosotros quienes nos atamos o nos liberamos.
Casi todo es una cuestión de elegir.

Un fuerte abrazo.

El Tío Saín, viejo granuja.- :D

Celebro leerte por estos lares.
Soy plenamente consciente de tu posicionamiento ideológico y vital. Creo que al menos, en la misma medida que tú lo eres de los míos.
Ambos, desde luego, poco sospechosos de congeniar con la diestra.

De ahí que valore enormemente tu sinceridad y, por supuesto tu amistad.
Eres un atípico para un sitio como este. Probablemente eso infunda más valor a tu presencia.

Toda frase (sea o no grandilocuente), todo refrán (esté o no consolidado por la tradición) y toda sentencia (incluidas las judiciales) tienen el valor que cada cual quiera darles en el momento en que las lee. Esto es innegable.

Tanto como que, el valor que cada uno le asigna en ese momento, no es otra cosa que un reflejo muy preciso de su capacidad para dejarse atravesar por todos y cada uno de los contenidos que dichas palabras puedan destilar en su interior.

A veces crecen flores, y otras temores.
Todo depende del cuidado del terreno sobre el que se asienta cada semilla.

Te lo dice un hortelano de pura cepa.
Además buen amigo tuyo.

Un abrazote muy grandote. ;)

runner48 dijo...

La mente es una buena herramienta si la sabemos usar, si nos llegamos a creer todo lo que nos dice acabamos viviendo en un mundo de fantasía, irreal...

Artea dijo...

Hola runner48.-

Coincido con lo expresado en tu comentario.

Entiendo que, básicamente, tenemos que usarla. Aunque mucho me temo que, normalmente, somos usados por ella.

Ahí se encierra su gran peligro.

Un fuerte abrazo.

Enrique Parra dijo...

Por eso es bueno acallar con asiduidad el gran torrente de pensamientos que en muchas ocasiones asolan nuestra maltratada mente…

A propósito, me voy a meditar un poco.

Feliz regreso!

Toko dijo...

Como a mi no se me ocurre nada, recurrire a Machado, que decía;

"En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad"

Me alegro de leerte de nuevo, amigo.

Bolero dijo...

Genial!!!

Artea dijo...

Hola de nuevo Enrique.-

Renovada miniatura nos muestras, con tu encantadora sonrisa.

Qué duda cabe que el exceso de información suele ser tan perjudicial (a veces más) que su defecto. Especialmente en mentes inquietas.

No concibo la atención interna sin el silencio; tan necesario en nuestros adentros.

Un fuerte abrazo, y feliz meditación.

Mi buen amigo Toko.-

Recurrir a Machado es una excelente ocurrencia.
En tu caso, tan interesante como darle al botón de comentar.
Siempre resultan agradables y simpáticas unas pocas palabras tuyas.
Destilan muy buen rollito.

Un fuerte abrazo.

Hola Bolero.-

Todo es genial a los ojos de un ser feliz.

Bienvenida de nuevo por aquí.

Un gran abrazo.