20 diciembre 2010

Abrir horizontes

Puente al horizonte

Fotografía de Luis_Carrasco

El círculo vicioso consiste en que la educación es fiel reflejo de la sociedad que la patrocina, y reproduce esa misma sociedad con sus valores y sus sujetos.
Una formación hecha a la medida del ego patriarcal, basada en la autoridad y la obediencia, que inhibe la solidaridad e incentiva la competencia, castra afectivamente a los sujetos para privilegiar su desarrollo intelectual, reprime la vida instintiva y sobredimensiona las capacidades analíticas al precio de inhibir las potencialidades sensoriales e intuitivas.

Claudio Naranjo en La mente patriarcal

Para que pueda surgir lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible.

Herman Hesse

Con frecuencia me pregunto si tal o cual punto de vista, que en un momento determinado adopto, es una opción en sí mismo o simplemente el producto de un enfoque particular de mi visión sobre cualquier cuestión objeto de mis reflexiones.

No son pocas las veces que imagino a mi mente como el zoom de una cámara fotográfica, capaz de cerrar mucho su campo de visión o, por el contrario, abrirlo y ampliar sus horizontes.

Y acabo concluyendo que, si lo único que tengo en la mano es un martillo, naturalmente tenderé a pensar que todo aquello que sobresalga de una pared es un clavo.
Cuando simplemente podría ser un tornillo, una tuerca, un grifo, un desconchón o, simplemente un desnivel en relación a la plomada del techo.

Se hace necesario abrir el enfoque y ensanchar el horizonte.

Artea

Bonus track.-



Tema: Fragile
Artista: George Skaroulis
Álbum: Reunión (2008)

2 comentarios:

eltiosain dijo...

Muy poco entiendo de lo que dice el señor Naranjo. Bastante menos lo que añades tu. Aunque intento , bien lo sabe Thor, Odín y el Valhalla entero, analizarlo. Lo de Hesse tiene menos molla, aunque si se quiere, se puede sacar petróleo de cualquier cosa.

Sin embargo, tu última frase, me parece aunque pueda parecer perogrullesco...progresista.

Y eso, me gusta.

Espero que tu y los tuyos os vayáis recuperando de la pérdida familiar.

Un abrazo

Artea dijo...

Querido Tío Saín.-

Celebro leerte.

No es fácil entender a Claudio Naranjo. Pero es apasionante leerlo. Es un primer paso. Ya empiezas a tener edad para leer ciertas cosas. Empieza por suscribirte a la revista Namaste, no te arrepentirás.

Con Hesse sucede que probablemente no leíste en su momento Siddharta; si no, lo hubieras captado a la primera. Y si lo leíste, necesitas urgentemente hacerlo de nuevo.

Lo mío sí es realmente complicado; ni yo mismo acabo de entenderme... aunque estamos en ello.
Cada vez más cerca... eso te lo aseguro.

Es lógico que te siga gustando el progresismo. A mi me pasa lo mismo, y eso que mi hijo es sustancialmente mayor al tuyo.
Se dice por ahí que el progresismo de los padres disminuye con el incremento de edad de los hijos, aunque quizás en tu caso no se cumpliera ese patrón... y a lo mejor tampoco se repite con tu hijo. :-)

Toda pérdida de un ser querido requiere ser digerida con el oportuno duelo.
Estamos en ello.

Un abrazo muy grandote (equivalente a tu dimensión).

;-)