21 septiembre 2014

Divergencia

Divergencia1

Dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que divergir es un término que se aplica a dos cosas que, siguiendo inicialmente una misma línea, se van separando la una de la otra a partir de un cierto punto.

Y encaja bastante con la sensación que me ha venido acompañando desde nuestro último encuentro en el blog.

Múltiples ejemplos he encontrado en los que se hace patente esta definición.

El verano ha sido largo y seco, aunque tanto los caminos como la almohada se han visto bastante aliviados a costa de mi llanto.

Imposible cerrar heridas en tan corto espacio de tiempo...
Tan imposible... como encontrar todas las respuestas...
Y al final... cuando tenía algunas pocas... de repente... ceso la búsqueda.

Acepto todo cuanto ha sucedido...
Me abandono en manos de la vida...
Que sea ella quien guie mi destino...

Los caminos se separaron... cada cual anda buscando su horizonte... en la divergencia.
¿Quién sabe dónde acabará cada uno de ellos?

Mis botas han sufrido... y siguen sufriendo... no he parado de caminar.
Mis pasos no cesan en busca del rumbo que de sentido a este nuevo camino.
Y quién sabe qué o quién se esconden tras el próximo recodo.

Se hace camino al andar.
He vuelto de nuevo... para quedarme una larga temporada.

Artea


Divergencia2