20 diciembre 2007

Haiku

Luna en hielo



gélida noche
la luna se refleja
en el estanque

Artea



Aunque en sus orígenes se remonta a una antología de versos japoneses completada en el año 759 (Manyoshu), su verdadero nacimiento se realiza en el siglo XVI.
Término japonés; se conoce como Haiku (o también Haikai) a un poema de formato breve que cumple unas simples reglas organizativas: tres versos sucesivos compuestos por 17 sílabas (aproximadamente) secuenciadas en 5-7-5.



El Haiku carece de título y rima, y normalmente no emplea signos de puntuación.
Es una forma poética nominal, soportada fundamentalmente en sustantivos, y con una expresión sencilla y concisa.

Haiku es "el aquí a ahora"... simplemente "lo que está sucediendo en este momento y en este lugar". El Haiku es una apreciación directa de un acontecimiento, normalmente trivial e inadvertido para la mirada habitual; pero que el poeta (Haijin) capta en su auténtica esencia, elevándolo por encima de su trascendencia y trasladándolo al plano de lo espiritual.

Poesía viva que el Haijin capta en un único instante, haciéndose parte del mismo.
"Todo existe si tu le das vida, nada existe para ti si no lo vives".

Espontáneo, sin esperarlo.
"Si piensas en el Haiku, el Haiku muere".

Todo está a nuestro alrededor esperando ser descubierto por cualquiera de nuestros sentidos. El mundo es así, tal cual, ni mejor ni peor, ni bello ni feo... "una gota de rocío entre la hierba".

El Haiku es la condensación de sensaciones, imágenes y sentimientos... convertidos en palabras.

Todos los Haiku tienen en común su inspiración en la naturaleza, a la que toma como fuente de inspiración.
También están impregnados de un gran sentimiento de estación y/o festivo. Primavera, verano, otoño e invierno... y festividades como Año Nuevo atrapadas en diecisiete sílabas.

El Haiku es una lección que combina perfectamente simpleza y profundidad. Porque lo que importa, al final, no es el poema... sino el hallazgo profundo del momento; tan precioso y fugaz como la vida misma.

El camino, también se emprende hacia uno mismo.