21 mayo 2009

La culpa es

Encerrado



La culpa es un bozal que les cabe sólo a los que no muerden.

Jorge Bucay en De la autoestima al egoismo.

Fotografía de Jorge V.F.

20 mayo 2009

La identidad emocional

Volando al viento

Fotografía de una cierta mirada

La emoción es comportamiento. La ira, la rabia, el miedo, el terror, el placer, la alegría -todos ellos- tienen una forma muscular y visceral clara y requieren una pauta organizada de acción.
Una vez que se identifica la pauta muscular de una expresión emocional organizada, es susceptible de volverse a organizar.

Stanley Keleman en La experiencia somática.

Se puede encontrar el camino del cambio;
siempre que se quiera cambiar
y se sepa dónde buscar.

Artea

19 mayo 2009

Mario Benedetti, in memoriam

Mario Benedetti



Lego los suburbios de una idea
un tríptico de espejos que me agrede
el mar allá al alcance de la mano
mis cóleras por orden alfabético
y un breve y curioso estado de ánimo
que todavía no sé si es inocencia
o estupidez malsana
o alegría.

Fragmento del poema Testamento de miércoles, de Mario Benedetti.

Los maestros de verdad nunca desaparecen,
sus huellas siempre permanecen
mostrándonos el camino.

Artea

17 mayo 2009

Back to Myself

Camino entre viñedos

Fotografía de Batikart

De nuevo me asomo a esta ventana tras unos días de ausencia.
Hoy domingo, finalmente, pude disponer de una mañana “pseudolibre”, que me ha permitido instalar la última versión de Ubuntu (que por cierto rueda como un tiro), y ver qué cosas han acontecido por el blog en estos los últimos días.

Era momento de leer vuestros comentarios y, por supuesto, responderlos.
También estoy aprovechando estas horas para completar mi discografía de Bernward Koch, un excelente músico que os recomiendo escuchar a todos quienes no hayáis tenido ocasión de hacerlo. Su último trabajo faltaba en mi colección, y era momento de completar esa laguna.

Estas dos últimas semanas, a pesar de que laboralmente han sido “algo agitadas” han transcurrido con una sensación interna de que no hacía otra cosa que el vago, y eso a pesar de mantener una buena actividad física y mental.
Sea como fuere, esa sensación me ha invadido. Cosa muy curiosa, porque lo que siento no se corresponde con lo que observo.

Quien lo diría de alguien que continuamente venía insistiendo en la coherencia entre pensamiento, sentimiento y acción.

Todo un cúmulo de sensaciones se han ido agolpando a medida que he reducido el número de horas dedicado a estar presente en la red.
No son pocos los amigos y amigas que me han hecho llegar su “impresión” al respecto, acostumbrados como estaban a leerme prácticamente a diario.
A todos ellos y ellas manifestar mi cariño y aprecio por sus sentimientos hacia mi persona.
Quizá no sea digno destinatario de esas preocupaciones.

En todo caso, prosigo mi caminar, esta vez con largos descansos llenos de paseos; de cerrar los ojos y percibir el sol y el aire resbalando por mi rostro; de ajustarme las gafas y devorar unos cuantos libros que tenía pendientes y revisar algunos otros que me pedían a gritos volver a ser abiertos; de abandonar mis oídos a melodías cuyo eco atraviesa mi cuerpo entero, llenando cada célula de auténtica vibración; de fregar con mayor esmero y pasar la aspiradora con mucho más cuidado.
Estoy aprovechando este tiempo para escuchar la cantidad de “ruidos” que hago en cada gesto cotidiano, e intentar aplacarlos... de modo que sea el silencio quien gobierne la mayor parte posible de mis actos.
Horas de respirar y respirar, simplemente dejando que todo “descienda” al lugar que debe ocupar.

Y las cosas van ocupando su sitio.
Digo ocupar porque no parece que “vuelvan” a su sitio. O al menos al sitio que aparentemente ocupaban anteriormente.
El puzzle se rearma y, aunque aparentemente sin ningún tipo de partitura, parece ir configurando una melodía para afrontar alguna nueva etapa.

¿Qué surgirá de todo esto?.
Quien lo sabe.
En todo caso, permanezco atento.

Y entre tanto, hoy era momento de volver a dejar una impronta en el camino. Algo que compartir con todos esos ojos que, a pesar de las ausencias, siguen asomando a esta ventana y escudriñan el horizonte a través de las lineas que se van derramando.

Camino...
en cuya senda mi paso confío
y a cuyo paisaje mi alma entrego.

Camino...
cuyas huellas marcan
el rumbo de mi destino

Camino...
en el que hoy no puedo
ver más allá de tu horizonte.

Bonus track:



Tema: Back to Myself.
Artista: Bernward Koch
Álbum: Gentle Spirit (2009)


El título del tema se las trae... y me ha parecido muy oportuno en mi actual momento.

08 mayo 2009

El efecto boomerang

Acusacion

Fotografía de mix's

Los juicios a otras personas tienden a funcionar como profecías que se autorrealizan.

Marshall B. Rosenberg en Comunicación no violenta.

06 mayo 2009

Todo va bien

Hoja en equilibrio

Fotografia de dolomitico

Los días pasan...
y con ellos todo...
va ocupando su sitio.
Todo va bien.

Artea

En cierto modo tanto los comentarios en el propio sitio, los mensajes en el móvil, los correos electrónicos y las llamadas telefónicas me traen de nuevo hasta aquí para agradecer a todo el mundo su interés y preocupación por mi.

A todos decir que todo va bien.

Mi padre continúa su tratamiento y no ha empeorado. El hecho de que no se recupere como lo hacía antes es completamente normal dentro de su proceso; y forma parte de su camino. Puede gustar o no, pero es así. Y como tal lo acepto. No es causa de ninguna angustia, ni de nada más allá de la razonable y saludable preocupación que un hijo puede tener por la salud de su padre. Gracias a todos quienes, con su gesto, han evidenciado una muestra de cariño que me llena de satisfacción.

Lo que sucede es que, simplemente, estoy ausente.

Me he prestado a mi mismo un tiempo. Es un crédito sin intereses ni plazo prefijado. Simplemente no dedico apenas tiempo alguno a la red.

Soy consciente de que eso significa que este humilde blog parece estar desatendido. Esto es así. Pero también es innegable que, en realidad, cada una de sus palabras tienen plena vigencia. Es mi ausencia la que parece generar ahora un cierto estado de inquietud en algunas almas.

Ando un mínimo de ocho kilómetros al día. Dedico mucho más tiempo a la lectura. Cocino con mucho más cariño y permanezco más tiempo a la escucha de mí mismo. Me he sentado... y simplemente estoy observando.

Y el tiempo va pasando.

Es claramente perceptible como, en mitad de este silencio, y sin ninguna intervención por mi parte... hay determinados movimientos que sitúan "cosas" en "sitios". Yo simplemente lo observo. Es muy divertido.

Desconozco (y no me preocupa en absoluto) el rumbo que emergerá de esta situación, que como ya he dicho, es plenamente satisfactoria. Si retomo mi actualización diaria, perfecto. Si no lo hago, también. Eso el tiempo lo dirá.
El objetivo de "Compartiendo camino" sigue vigente. El espíritu del que nació completamente activo... al menos para su autor. Y su eco permanece.
¿Su futuro?....¿Quién lo sabe?.

¿Acaso conocemos cada uno el nuestro?.
La vida sigue.
El camino, también.
Y yo sigo sus pasos.

Un fuerte abrazo a todos.

PD.- Hace muy buen tiempo. Cerrad esta ventana y abrid la puerta de vuestras casas. Que el sol y el viento golpeen vuestra cara.